Centro Infantil

DO

RE

MI

0-3 años

Mutilva - Navarra

Adaptación

El periodo de adaptación en la Escuela Infantil

baby Sabemos que el ingreso en la Escuela Infantil supone un cambio muy importante para el niño/a. “Normalmente” es la primera vez que nuestro pequenos/as se separa de su familia, sale de su hogar para ´entrar´ en un espacio totalmente desconocido, con adultos desconocidos y con otros niños.

Las familias también ´sufrís´ ese cambio ya que suele ser la primera vez os separáis de vuestro hijo. Y lo mismo sucede con las educadoras, que también deben adaptarse, puesto que cada niño/a es diferente: hay que conocerle, saber sus gustos y preferencias, y conseguir que disfrute y sea feliz tanto en los primeros momentos como, más adelante, durante el curso.


La entrada del niño/a en la Escuela Infantil supone para él un importante cambio. Implica la salida del entorno familiar donde el niño ocupa un papel protagonista, con una forma determinada de comunicarse y con un espacio que conoce, que le da seguridad y protección. Toda esta realidad va a modificarse: su mundo de relaciones va a ampliarse al salir del estrecho círculo familiar (nuevos adultos y nuevos niños) y va a entrar en contacto con un nuevo espacio, la escuela.
Éste será un paso muy importante en la vida del niño y, aunque en algunos casos al principio la separación le resultará dolorosa, el niño lo irá asimilando y, gracias a esta separación, se incrementarán su autonomía personal y su grado de socialización. La entrada en esta etapa, demostrará, tanto a padres como a niños, que los cambios no tienen por qué ser malos. Además de ser un paso necesario para aprender que los cambios no tienen por qué ser malos. Así, el niño/a experimenta cambios en las áreas de: higiene, alimentación, sueño, rutinas. Los hábitos que se establecen en la Escuela Infantil, les ayudan en su organización del tiempo y de las actividades, favorecen las relaciones con sus iguales y con los adultos y permiten el contacto del pequeño con nuevos espacios y objetos.
llora
Es posible que durante este periodo puedan aparecer en el niño conductas de rechazo:
Hay niños que desde el punto de vista somático pueden tener alteraciones de sueño, de la alimentación, vómitos…
Algunos manifiestan ansiedad ante la separación y pueden experimentar sientimientos de abandono, miedo; surgen los celos de los otros hermanos, o pueden presentar comportamientos agresivos.
Desde el punto de vista afectivo y social se observa:
Niños que lloran: es la manifestación más generalizada.
Niños que no lloran y participan en la escuela de forma resignada porque la actividad les resulta novedosa pero, en el hogar, exteriorizan conductas negativas.
Niños que lloran y se niegan a ser atendidos por extraños.
Niños que se mantienen aislados, no participan, no se relacionan, permanecen sin moverse.
Niños que se aferran fuertemente a algún objeto que traen de casa, participan pero con el objeto en la mano.

Debemos concienciarnos de que éstas son manifestaciones normales de este periodo y que, si lo entendemos de un modo natural, estaremos ayudando al niño en la resolución de este proceso que es el periodo adaptativo. Para todo ello, las madres y los padres e integrantes de nuestra Comunidad Educativa, ofreceremos al niño una gran comprensión y ayuda, ayuda que no consiste en evitar sus sentimientos y conflictos, sino en entenderlos. Y que comprendáis que cada niño tiene un ritmo de adaptación personal que hay que respetar.
Cuando hablamos de la separación recíproca de ‘niño-familia’, entendemos que no sólo se adapta el niño una nueva situación, sino que los padres van a tener que adaptarse también. Los padres representaréis una gran influencia en sus temores, sus expectativas, su ansiedad, ... todo lo que vosotros sintáis:
La inseguridad, la culpabilidad por la separación, el temor ante el cuidado que vaya a recibir el niño, todo eso son emociones habituales en los padres pero debéis cuidar al máximo vuestras manifestaciones externas para no trasmitir al niño inseguridad.

Consejos para padres y madres


  • Recordando lo ya comentado, vuestra actitud es muy importante.
    Es necesario no actuar con inseguridad, duda o culpabilidad.
  • Durante el periodo de adaptación, en la medida de vuestras posibilidades es conveniente que intentéis llevarle y buscarle vosotros mismos, eso le dará seguridad y se acostumbrará antes al cambio.
  • Debemos evitar el chantaje afectivo y los engaños con mensajes tipo “No llores, que mamá se va a poner triste” o “No llores, que papá viene ahora”.
  • Cuando sea la hora de marchar, es mejor no alargar la situación: decir adiós con seguridad y alegría.
  • Es importante que no piense que la marcha de los padres es opcional o que si protesta con fuerza impedirá la partida.
  • No prolongar las despedidas en exceso. Hay que trasmitir al niño que lo que estáis haciendo es lo mejor para él.
  • Dejaremos que el niño lleve, si así lo desea, su juguete favorito, algo que le sea familiar y le mantenga unido a su hogar.
  • No es un buen momento para introducir más cambios en la vida del niño/a (quitar pañales, cambio de habitación...) Será conveniente esperar a que supere el proceso de adaptación.
  • Evitar, al recogerle, frases como “ay, pobrecito, que le hemos dejado solito”, “qué te han hecho?”
  • Puede que el niño, en el reencuentro con los padres, llore o muestre indiferencia; éstas son algunas manifestaciones que no deben angustiarnos. A veces el niño también experimenta sentimientos ambivalentes, contradictorios, puesto que siente, al mismo tiempo siente la separación con la educadora y el deseo de ir con sus padres.
  • Es posible que surjan pequeñas dificultades; no os alarméis, sólo está adaptándose a un ritmo diferente.
  • Ese pequeño desequilibrio del inicio del curso debe contemplarse desde una actitud serena de normalidad.

Objetivos para los papás y mamás
Os proponemos como objetivos para vosotros:
postit
  • Que superéis la angustia de la separación
  • Que confiéis en el equipo
  • Que os despidáis de vuestros hijos
    sin engaños y con seguridad
  • Que conozcáis y valoréis el periodo
    por el que pasan vuestros hijos


Objetivos para los niños/as

En cuanto a los niños/as, en el periodo de adaptación es muy importante la separación de padres. . Sin embargo, el periodo adaptativo no solo consiste en una separación sino que implica, para lo s pequeños, otros muchos cambios por eso, el hecho de que vuestro hijo/a no llore no es sinónimo de que no necesite un periodo de adaptación.
Como objetivos durante este periodo el niño debe:
postit
  • Aceptar el nuevo espacio y
    ser capaz de moverse libremente en él
  • Explorar el nuevo material
  • Adaptarse a las rutinas
  • Comprender y recordar las normas y
    pautas que la educadora va estableciendo